TagLine Aquí






Busca tu Guía aquí

Redes Sociales







Guía: ¿Qué es el Sistema de Raíz Flotante?

El sistema de raíz flotante es ideal para el cultivo de plantas de bajo tamaño por ejemplo; las lechugas y algunas plantas aromáticas, al tener las condiciones ambientales adecuadas propicia que el ciclo de la planta disminuya y así obtengas cosechas con buenos rendimientos antes de lo esperado. No se recomienda esta técnica para plantas altas y pesadas, ya que el unicel puede quebrarse fácilmente, ni para plantas de desarrollo subterráneo (cebolla, zanahoria, papa, rábano, etc.) debido al exceso de humedad.

 

Esta técnica consiste básicamente en desarrollar nuestras plantas sobre largas superficies de unicel que se mantienen a flote sobre contenedores con solución nutritiva, que es oxigenada de manera frecuente. Este sistema permite obtener producciones automatizadas, y si se cuenta con las herramientas adecuadas, requerirá de cuidados mínimos (como el control de plagas) y el tiempo de cosecha de la mayoría de los cultivos se verá acelerado.

Solución Nutritiva para hortalizas 

Ideal para preparar hasta 1000 litros, con la cual nutrimos a nuestras hortalizas.

Cilindros de Foamy Agrícola de 4.3 x 5 cm

Los cuales nos servirán para la germinación y el desarrollo.

Charola Plana ó Lisa,

Para colocar nuestros foamys y realizar un mejor riego.

Semillas de lechuga Simpson

Ideales para cultivarse bajo este sistema.

Bomba de aire de dos salidas

Ideal para oxigenar de manera proporcional contenedores comerciales.

Manguera espagueti

La cual nos va a ayudar a oxigenar nuestro contenedor.

Timer digital de 20 tiempos 

Ideal para automatizar los tiempos de oxigenación del sistema.

Plástico negro calibre 600 de doble forro 

De 2 metros de alto y 4 de ancho para cubrir el contenedor y evitar fugas.

30 canastillas para Raíz Flotante

Las cuales están diseñadas para sostener las hortalizas en el sistema.

Paquete Completo de Medidores 

Para mantener en buen estado la Solución Nutritiva

Además de estos materiales vamos a requerir de un contenedor que dependerá directamente del espacio físico que tengamos para hacer nuestra instalación. En este caso utilizaremos como ejemplo un contenedor de madera o similar que sea resistente, de hasta 2.4 metros de largo por 1.4 metros de ancho y paredes de 28 cm de altura, que podamos forrar con el plástico negro calibre 600 o si se desea cubrir con el doble del plástico negro con el que lo vamos a forrar, para obtener un mayor espacio, un contenedor de hasta 3.4 metros de largo, 1.8 de ancho* y 28 cm de altura.

Nota:

Las medidas anteriores son las máximas que podemos tener para poner el plástico calibre 600, no se recomienda que sea más de 1.8 metros, ya que se dificulta la recolección del cultivo.

Dicho contenedor lo puedes hacer tú mismo, con madera o mandarlo a elaborar, tan solo procura que sea de un material resistente.

 

Otra opción muy económica para contar con un contenedor, es cavar uno en el suelo, con las mismas dimensiones, con la precaución de que si llueve, tenga algún nivel para que no se inunde.

No utilices contenedores sucios o en los que se hayan almacenado productos químicos, tampoco utilices contenedores de metal o que puedan reaccionar con la solución.

Antes de continuar con el contenedor vamos a germinar nuestras semillas.

Tomaremos nuestros cilindros de foamy y primero haremos un orificio, donde colocaremos la semilla, para esto nos ayudaremos de una pluma o un lápiz, enterrando la punta de la pluma lo más centrado posible en el foamy. Coloca de una a dos semillas por orificio. Después coloca el cilindro en la charola lisa y humedece el foamy con agua. Recuerda colocar la charola en un lugar poco iluminado hasta que empiecen a germinar, es entonces cuando la colocarás en un lugar donde tenga buena iluminación. No olvides mantener siempre húmedo el foamy.

 

 

Otra forma de germinar tus semillas es con un germinador y sustrato, primero se prepara el sustrato húmedo para colocarlo en el semillero previamente limpio y cubrir cada cavidad, después realizarás un agujero por cada cavidad en donde colocarás dos semillas, cubrirás el agujero y regamos con un aspersor. Mantén siempre húmedo el sustrato.

 

 

Después de sembrar, continuaremos con el contenedor, en lo que germinan y crecen lo suficiente para el trasplante.

Vamos a colocar nuestro contenedor en un lugar donde nuestras plantas no carezcan de luz solar, también vamos a nivelar nuestro contenedor para poder manipular mejor nuestras plantas, facilitar la disolución de la solución, el mantenimiento del contenedor y el trabajo de recolección.

 

Nota:

Regula la temperatura en tu espacio de cultivo colocando tezontle rojo en el suelo. Absorbe el exceso de calor y lo libera en la noche o mojalo para aumentar la temperatura y la humedad.

Vamos a forrar por dentro el contenedor con el plástico negro calibre 600.

 

Es importante que las orillas del plástico queden hacia fuera aprox 15 cm para evitar que se pueda filtrar el agua por ahí y eches a perder tu contenedor, además te recomiendo pegar el plástico directamente al contenedor, para evitar que se desprenda más adelante.

 

Finalmente puedes colocar cinta adhesiva para reforzar. En el momento en que se encuentre listo tu contenedor deberás colocarlo sobre los tabiques previamente acomodados.

El siguiente paso es ajustar el unicel al tamaño de la caja, así como perforar del tamaño correcto para que las canastillas puedan sujetarse adecuadamente, estos orificios dependen del tamaño de la canastilla que estemos ocupando.

El sistema de raíz flotante no es recirculante, por lo que el agua se queda estancada y con el tiempo va perdiendo oxígeno, provocando bacterias y hongos que dañan la raíz de tus plantas, también afecta en la nutrición vegetal, ya que al disminuir la cantidad de oxígeno, las plantas no asimilan todos los elementos, haciendo que se genere una deficiencia. Por ello debemos de instalar un sistema de oxigenación que permita tener una buena cantidad de este elemento en el agua, para favorecer el intercambio gaseoso y mantener nuestra solución nutritiva en óptimas condiciones.

Lo que vamos a hacer es llenar el contenedor de agua, puedes aprovechar mientras se está llenando el contenedor, para revisar que tu bomba de aire oxigene correctamente. En dado caso de que notes que por ciertos orificios no está saliendo aire, debes de sellar esas perforaciones utilizando silicón y tendrás que hacer otras perforaciones.

 

Vamos a requerir saber cuantos litros de agua son los que le caben al contenedor, para verter la solución en la proporción adecuada, para ello solo es necesario sacar el volumen de tu contenedor. 

 

Una vez que esté lleno, vamos a agregar solución y disolver en el agua, después se monitorea la electro conductividad, hasta que nuestro medidor nos marque un poco arriba de 1.12 mili siemens o 560 ppm, también puedes verificar con tu otro medidor que el pH de la solución se encuentre entre 5.5 y 6.

 

Una vez lleno el tanque, vamos a cubrirlo con la o las tablas de unicel ya preparadas.

Una vez que nuestras plantulas de lechuga estén listas es momento de realizar el trasplante a nuestro sistema de raíz flotante, colocando la canastilla en la perforación del unicel de la cama para raíz flotante.

Lo siguiente es automatizar nuestra instalación, programando el Timer digital. Una vez conectada la bomba de aire al Timer y este a la corriente eléctrica, nuestro sistema de raíz flotante no tendrá la bomba de aire prendida todo el día, solamente el tiempo necesario, ya que se encargará de cortar el paso de energía a la bomba de aire, según la programación que le pongamos.

Un ejemplo de programar el Timer Digital, es el que se muestra a continuación, con lo cual estamos procurando que las lechugas se desarrollen más rápido.

Tiempo

Encendido

Apagado

Primer Tiempo

8:00

8:30

Segundo Tiempo

10:00

10:30

Tercer Tiempo

12:00

12:30

Cuarto Tiempo

14:00

14:30

Quinto Tiempo

16:00

16:30

Sexto Tiempo

18:00

18:30

Séptimo Tiempo

20:00

20:17

Octavo Tiempo

-

-

En caso de que se llegue a ir la luz, el Timer tiene una pila de larga vida integrada, por lo que no existe riesgo alguno de que se desprograme y/o modifiquen las horas de riego, así mismo volverá trabajar apenas la luz regrese.

Para mantener en buen estado nuestro cultivo, en un sistema de raíz flotante, es muy importante tener un control sobre plagas y enfermedades, la electro conductividad y el pH de nuestra solución.

Para controlar plagas y enfermedades que pudieran afectar nuestro cultivo es muy importante tener un manejo integrado que incluye diversas formas de combatirlas, como al colocar trampas, aplicar insecticidas y plantas de especies benéficas.

 

Otro aspecto muy importante es monitorear el pH y la electro conductividad de la solución nutritiva sobre la que se están desarrollando nuestras plantas, especialmente cuando cultivamos por las técnicas hidropónicas de raíz flotante y NFT, ya que podrían presentar deficiencia de nutrientes.

 

Te recomendamos verificar el pH de tu contenedor al menos 2 veces a la semana, y la electro conductividad, la puedes monitorear una vez a la semana en periodos templados y fríos, y en épocas de calor te recomendamos hacerlo dos veces por semana.

También recuerda que, para mantener tus medidores de pH y de Electro Conductividad en buen estado, es necesario calibrarlos frecuentemente con ayuda de las soluciones de calibración.

 

 

Consulta también...
¿Qué es el sistema NFT?