TagLine Aquí






Busca tu Guía aqui

Redes Sociales







Guía: ¿Como oxigenar la solución nutritiva?

¿Como oxigenar la solución nutritiva?

Objetivo: El objetivo de este corto instructivo es compartir una manera práctica de como oxigenar el agua y la Solución Nutritiva Hydro Environment cuando estamos trabajando en el semillero.

Antes de comenzar, hay que recordar que cuando nosotros hacemos la siembra indirecta, al colocar nuestro semillero ó germinador sobre un contenedor con agua, las raíces de las plántulas una vez germinadas, comenzaran a escurrir por los orificios del semillero y entraran en contacto con el agua que colocamos previamente en el contenedor, de la cual comenzarán a hidratarse y una vez que todas las plántulas tengan las raíces lo bastante desarrolladas como para tocar el agua.

Aprende hacer un contenedor has click .

A partir de este momento ya no será necesario regar el semillero por la parte superior, ya que las plantas ahora absorberán el agua directamente del contenedor; este es el principio de la raíz flotante.

Sin embargo, existe un problema con la técnica hidropónica de Raíz Flotante; el agua contiene dentro de si una cantidad determinada de partículas de oxígeno, las cuales al pasar del tiempo se van perdiendo y si queremos que nuestras plántulas continúen su desarrollo, es necesario mantener el agua que está en contacto con las raíces oxigenada.

Esto lo podemos hacer de manera manual ó podemos hacerlo automatizado, esto último ya es cuestión de cuanto tiempo le podemos dedicar a nuestros cultivos, las dimensiones de los mismos y si estamos cultivando por cuestiones de auto consumo o con visión de negocio.

Sin mas preámbulos, vamos a comenzar con la guía donde explicaremos ambas opciones y después de acabar de explicar ambas opciones, vamos a ver como sustituir el agua por solución nutritiva cuando llegue el momento.

 

Como llevar a cabo la Oxigenación Manual: 

Para llevar a cabo la oxigenación manual vamos a requerir tan solo:

  • Una varilla que no sea de metal, como por ejemplo madera o plástico (Esto es en dado caso de que no quieras usar las manos)

1. Oxigenar el agua. Consiste en levantar el semillero cuando las raíces de nuestras plantas midan lo suficiente para estar en contacto con el agua del contenedor, e  introducir la mano o una varilla como la que acabamos de mencionar y agitar el agua (¡Que se vean burbujas muchachos!) durante unos segundos con cuidado de no dañar las raíces de las plantas.

Algunos especialista alegan que lo puedes hacer por lo menos 1 vez al día durante 10 segundos; aunque por experiencia propia recomendaría hacerlo 2, ya que si algo ayuda a que las plantas se desarrollen de manera precoz, es la cantidad de oxígeno que llegan a absorber a través de sus raíces (de ahí el éxito de la técnica hidropónica de la Aeroponia para cultivos comerciales,  cuyo enfoque es proporcionar la mayor cantidad de oxígeno a las raíces).

 

Como llevar a cabo la Oxigenación Automatizada:

Yo prefiero tener la oxigenación de mi cultivo automatizada, ya que además de que soy un tanto olvidadizo, viajo seguido y no todo mundo sabe como cuidar mis plantas y si, en tu caso tu proyecto de hidroponía es por cuestiones comerciales, para que sea negocio, es fundamental que comiences a automatizar todos tus procesos.

Para automatizar la oxigenación de nuestro cultivo vamos a requerir los siguientes materiales:

  • Manguera tipo espagueti. Esta manguera es muy delgada y se utiliza tanto para riego por goteo en la técnica hidropónica de sustrato, así como también para conectarse a bombas de aire, como va a ser nuestro caso.

La bomba de aire de venta en Hydro Environment ya incluye un metro de manguera espagueti, que es suficiente para mantener oxigenado un contenedor, pero si quieres tener varios contenedores conectados, puedes encontrar a la venta los metros que requieras de manguera en nuestra sección de productos.

  • El contenedor donde tenemos colocado el semillero. Si no tienes todavía un contenedor, puedes ver nuestra guía de cómo elaborar uno, o verificar si tu contenedor cumple con las características requeridas.
  • Un Timer digital. Un Timer que nos pueda regular la corriente de energía a tan solo minutos, ya que no queremos desperdiciar energía eléctrica, además de que queremos automatizar nuestro sistema para no preocuparnos si un día olvidamos oxigenar.

  • Un flexo ( es una cinta métrica)
  • Cinta de Aislar
  • Un encendedor
  • Una aguja muy delgada (Mientras mas delgada mejor).
  • Un plumón permanente.
  • Opcional: unas pinzas.

1. Determinar el largo de la manguera. Lo primero que vamos a hacer es medir el contenedor ó los contenedores que vamos a usar para saber cuantos metros de manguera espagueti vamos a utilizar.

Primero mido el ancho del contenedor:

Y luego lo alto del mismo:

Para saber cuanta manguera necesito por contenedor tan solo sumo 4 veces el alto de mi contenedor más una vez el ancho del mismo.

Ejemplo. Si mi contenedor mide 30 cm. de ancho y 18 cm. de alto, entonces hago la siguiente cuenta:

(18x4)+30= 102 cm.

Y esa es la cantidad de manguera que yo requiero por contenedor (¡Ya ven porque incluimos con la bomba de aire un metro de manguera!)

Si a ti no se te dan las matemáticas, no te preocupes, puedes comprar un paquete de varios metros de manguera e irlo adaptando según lo vayas necesitando. Yo hice la cuenta porque si nosotros vamos a montar un invernadero grande de varios contenedores pequeños, es importante empezar a ser precisos para ahorrar costos, pero si tu intención es una instalación casera y no quieres sumar, compra manguera de sobra.

2. Acondicionar la manguera. Vamos a ubicar la mitad de nuestra manguera y vamos a marcarla con nuestro plumón permanente.

3. Perforar la manguera. Vamos a tomara la aguja con las manos o con las pinzas si no te quieres quemar y vamos a calentar la punta con el encendedor.

A penas esta se caliente vamos a perforar la manguera con cuidado de no hacer grande el hoyo, ya que por ahí va a salir el oxígeno y si las burbujas son muy grandes, pueden dañar las raíces de nuestras plantas, además de que, si queremos tener varios contenedores conectados con una sola bomba, es necesario que los agujeros sean pequeños para que pueda salir aire por todas las cajas.

Tip: En caso de que el agujero de tu manguera espagueti haya quedado muy grande, no te preocupes, lo podemos tapar con un chicle (obviamente bien masticado y que ya no tenga sabor alguno) y picarlo de nuevo hasta que quede del ancho que queramos.

4. Sujetar la manguera. Una vez echo el hoyo, lo que sigue es sujetar la manguera al centro del contenedor, procurando que el hoyo que hicimos quede en medio y volteando hacia arriba para que no se vaya a tapar.

Para esto voy a utilizar la cinta de aislar y voy a pegar ambos lados alrededor del hoyo a la base del contenedor, como se ve en la imagen:

5. Tapar el otro extremo de la manguera. Lo siguiente es tomar cinta de aislar y envolver el otro extremo de la manguera para que por este no vaya a escaparse todo el oxígeno.

Si tengo varios contenedores en una misma manguera, entonces hay que tapar muy bien este orificio (te recomiendo ponerle chicle y luego taparlo con cinta). Si solamente tengo un contenedor, entonces lo voy a tapar a medias, para que el exceso de aire que no alcanza a salir por el orificio que hicimos, tenga otra salida y no nos vaya a echar a dañar nuestra bomba de aire.

6. Llenar de agua y probar. Lo que sigue es llenar nuestro contenedor con agua y conectar nuestra manguera a la bomba de aire de larga vida para probar que esta bien hecho nuestro orificio y que nada lo está obstruyendo.

¡Si en su prueba se ve así de bien, lo hemos logrado!

7. Ajustar el Timer. El siguiente paso es ajustar el tiempo que vamos a querer que la bomba de aire esté oxigenando. Hay que recordar que el agua llega a un punto en que ya no puede tener mas oxígeno dentro de si, por lo que tener la bomba prendida todo el día es un desperdicio de energía eléctrica.

 

Para eso, vamos a programar nuestro Timer para que nos oxigene el agua durante 10 minutos cada 4 horas y solamente durante el día.

Si tú ya cuentas con un Timer y este no es tan preciso, busca programarlo a un horario parecido.

Les cuento que mi primer Timer solamente tenía dos tiempos de programación, uno para prender y otro para apagar, por lo que lo tenía de 9 de la mañana a 8 de la noche, así que no se sientan mal si su Timer solamente les da para periodos de 15 minutos, que eso ya es un avance.

 

Recuerda que si todavía no cuentas con un Timer, puedes conseguir un Timer digital haciendo o directamente en nuestra sección de productos.

Nota: si queremos que nuestros aparatos eléctricos, como es el Timer y la bomba de aire nos duren mucho tiempo, debemos de protegerlos de la intensidad del sol; por lo que te recomiendo colocarlos en un lugar sombreado o cubrirlos con una caja para evitar que sean dañados por la luz.

8. Colocar de nuevo nuestro semillero. Ahora si, podemos colocar nuestro semillero encima para que las raíces de nuestras plantas puedan seguir desarrollándose.

9. Revisar frecuentemente tu instalación. Ya lo único que debes hacer si decidiste hacer una instalación automática, es vigilar cuando tengas oportunidad, que el agujero de tu manguera no se haya tapado, ya que, las plantas liberan secreciones y muchas veces estas secreciones pueden tapar el agujero por donde se oxigena el agua.

 

Como  Sustituir el agua por solución nutritiva Hydro Environment.

Cuando nuestras plantas ya midan 10 cm. de alto o ya tengan su segundo par de hojas, es momento de cambiar el agua del semillero por Solución Nutritiva Hydro Environment.

Para esto, primero tenemos que elaborar la solución nutritiva Hydro Environment como se muestra en el

Instructivo para preparar la Solución Nutritiva Hydro Environment”.

Una vez ya preparada la solución, es el momento de tirar el agua del contenedor y sustituirla por completo por la solución nutritiva, ya que queremos que las plantas se vayan adaptando a la solución nutritiva, y no sea tan duro para ellas el trasplante que realizaremos en una semana a partir de que ya les pusimos solución nutritiva en el contenedor.

 

La solución nutritiva debe de ir debajo del semillero, a una altura que las raíces de nuestras plantas la puedan alcanzar, pero que ya no esté tocando nuestro semillero.

Durante toda esa semana vamos a seguir oxigenando la solución nutritiva de la misma manera y con la misma frecuencia con la que lo venimos haciendo desde antes.

Una vez concluida la semana, es el momento de realizar el trasplante al lugar definitivo para nuestras plantas.