TagLine Aquí




Busca tu Guía aqui

Redes Sociales









Guía: Cómo trasplantar de germinador a bolsa de cultivo

 

Cómo Trasplantar del Germinador a la Bolsa de Cultivo.

 

 

Objetivo: Compartir una manera sencilla para trasplantar nuestras plantas del germinador a las bolsas para cultivo, una vez que las plantas han alcanzado el tamaño ideal.

 

El trasplante es un proceso del que depende el éxito de algunos cultivos, y debe de hacerse rápido, ya que es un momento donde la planta sufre mucho estrés.

 

Hay quienes prefieren realizarlo en la mañana para que la planta se adapte más rápido a la intensidad solar y hay quienes prefieren en la tarde para que las plantas tengan tiempo de recuperarse por la noche.

 

 

 

 

 

Un trasplante nunca debe de hacerse cuando el sol pegue con toda su intensidad.

 
 

 

Una vez que nuestras plantas han alcanzado el tamaño ideal para ser trasplantadas, es necesario tener todos los materiales listos para agilizar el trasplante.

 

 

 

 

Procura tener a la mano lo siguiente:

a) bolsas para cultivo

b) sustrato para sostener la planta.

c) Agua para humedecer el sustrato

d) Abate lenguas o un objeto delgado para sacar las plantas del germinador sin lastimarlas

 

Si todavía no sabes qué características debe de tener un sustrato, puedes hacer click aquí.

 

Y para ver cuales sustratos manejamos en HydroEnvironment haz click aquí

 

 

 

 

 

Preparar las bolsas para cultivo.

Lo primero que vamos a hacer es agregarle agua a nuestro sustrato ya que es mucho más fácil manejarlo cuando está húmedo, además de que así deja de soltar polvos que resultan muy molestos a la hora de trasplantar.

 

 

 

 

Depende el sustrato que elijas es la cantidad de agua que utilizaras

 
 

 

 

 

 

 

 

Vaciar el sustrato en la bolsa para cultivo.


Lo siguiente es vaciar nuestro sustrato en la bolsa para cultivo.

 

Coloca suficiente sustrato para que la planta pueda desarrollar bien su raíz.

 

El espacio que te sobre de tu bolsa, dóblalo hacia fuera, esto le dará resistencia a tu bolsa, así como también permitirá que entre más luz a tus plantas.

 

 

No compactes el sustrato, ni lo presiones, ni lo aplastes. Si crees que el sustrato quedo muy flojo solo levanta la bolsa un poco y déjala caer con cuidado.

 
 

 

 

 

 

Drenar el exceso de humedad.

Hay que perforar 2 agujeros a unos 5 cm. de la base de la bolsa para cultivo, uno de cada lado. Dichas perforaciones permitirán que el exceso de agua pueda salir. 

 

 

 

No hay que perforar la parte inferior, ya que queremos que siempre haya agua de reserva en la base por si algún día se nos olvida regar nuestra planta.

 

 

 

 

Cavar el Hoyo.


Con nuestra mano, hacemos un hoyo en donde vamos a trasplantar nuestra planta. Procura que sea suficiente para que las raíces de nuestra planta tengan buen espacio para continuar desarrollándose.

 

 

 

 

 

 

 

Retirar la planta del germinador.

El retirar la planta del germinar es el paso más difícil del trasplante, hay que hacerlo con cuidado para no lastimar a la planta ni sus raíces.


Para retirar la planta del germinador, vamos a introducir nuestro abate lenguas por cada orilla de la cavidad para aflojar el sustrato también podemos picar por debajo del germinador.

 

 

 

 

Tomamos la planta por el tallo y con ayuda del abate lenguas la sacamos del germinador.

 

 

Hay que tener mucho cuidado de no lastimar las raíces y procurar no manipularlas mucho.

 
 

 

Rápidamente, vamos a colocar dicha planta en el orificio que creamos en la bolsa para cultivo.

 

Hay que procurar que sus raíces estén bien estiradas para que estas puedan absorber mejor los nutrientes una vez que se encuentren en el sustrato.

 

 

 

 

 

 

 

 

Cubrir la planta


El siguiente paso es cubrir todo alrededor de la planta con sustrato para que esta quede bien sujeta y tenga un buen soporte, procura dejar plano el sustrato, pero no lo compactes

 

 

 

 

Es normal que nuestra planta se vea decaída después de un trasplante

 
 

 

Durante un día vamos a regar nuestra planta trasplantada con agua para rehidratarla después del trasplante.

 

Procura que, una vez que hayamos trasplantado nuestra planta, nuestro sustrato esté siempre húmedo pero no empapado.

 

Una vez que nuestra planta esté recuperada, hay que comenzar nuestros riegos con la Solución Nutritiva HydroEnvironment.

 

 

 

 

Se recomienda regar una vez al día si el clima es templado y dos cuando en época de calor.

 

No olvides consultar nuestra guía para elaborar un repelente orgánico, para mantener tu cultivo alejado de plagas, si quieres consultar la guía, puedes hacer click aquí.

 

O si lo prefieres puedes obtener concentrados orgánicos ya preparados haz click aquí para ver todos nuestros insecticidas orgánicos.

 

 
 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


 

¿Qué es la Solución Nutritiva?

La importancia de monitorear y regular el pH

¿Qué es un sustrato?

Guía para cultivar con sustrato utilizando los paquetes de introduccion a la hidroponía

¿Cómo estimular el crecimiento de la raíz?